El ritmo de vida actual hace que nos olvidemos demasiadas veces de los más pequeños. Un equilibrio físico, emocional y social asegura un buen equilibrio adulto y por supuesto, una buena inteligencia emocional. No dejemos de lado lo importante aunque en principio no lo parezca.

Con lo niños y adolescentes trabajamos de la misma manera que con los adultos, ya que en muchas ocasiones tienen las mismas problemáticas. Sin embargo, el origen del problema suele ser muy diferente. 

Problemas de convivencia:

La convivencia con los hijos a veces puede ser muy difícil y llegar a desgastar. Sin embargo, todo con las pautas adecuadas, puede convertirse en algo mucho más fácil, y proporcionar tanto a los padres como a los hijos la correcta comunicación y convivencia merecida.

Hábitos desadaptativos/inadecuados:

Es importante que tus hijos tengan unos hábitos saludables, unas responsabilidades y unas consecuencias acorde con sus actos. Desde pequeños tenemos unas necesidades afectivas, sociales y físicas que deben ser suplidas; y con ellas cada persona debe formar de manera saludable su yo interior y exterior. Aprende a cubrir dichas necesidades y acompáñales en su crecimiento personal.

Ansiedad/obsesiones:

Es más difícil apreciar en los menores "manías" y ansiedades, ya sea porque no nos damos cuenta o porque no lo manifiestan...; sin embargo, no quiere decir que no lo sufran. Es importante detectarlo y ponerle solución, ya que generalmente estas ansiedades derivan en insatisfacciones y puede verse afectada la creación de su identidad, y con ello su futuro.

Agresividad:

No es fácil aceptar normas que no te gustan, tampoco lo es si además tus amigos no tienen dichas normas, o si incluso te animan a desacatarlas. Este es un problema frecuente pero de gran importancia, ya que rompe la unión familiar, el cumplimiento de las normas y puede derivar en conductas no saludables y en una mala adaptación del joven a la sociedad.

Modificación de conducta

Llamamos modificación de conducta a aquella intervención con el menor en el cual enseñamos a los padres a la aplicación correcta de los refuerzos y los castigos para que la conducta del hijo se vea mejorada. El programa famoso en televisión de "Supernanny" es un ejemplo de esta modificación de conducta que es muy efectiva.

Aislamiento y falta de comunicación

Acoso escolar

En cuanto al apoyo escolar también ofrecemos TALLERES SOBRE TÉCNICAS DE ESTUDIO que ayudarán a sus hijos en su modo de estudio actual y futuro.