07/04/2015

¿DEBEMOS SEGUIR JUNTOS?

Muchas de las parejas que acuden a terapia de pareja van empujadas por esta pregunta. En muchas ocasiones ocurre algo en la pareja que hace que la otra persona se lo cuestione, o hay tanta tensión entre ambos que no entienden el sentido de seguir con la relación. Debemos dejar a un lado, por supuesto, los casos donde haya maltrato físico/ psicológico y de otros tipos, en los que la persona debe buscar ayuda inmediatamente y no pensar en ningún caso en ir a terapia de pareja, sino denunciar o en todo caso romper la relación.

Teniendo claro esto, si somos una pareja, y uno o los dos nos estamos planteando no continuar con la relación, deberemos en primer lugar conocer qué tipo de pareja formamos, qué clase de amor tenemos. Stenberg diseñó una teoría sobre el amor donde plasmaba los diferentes tipos de amor que podían existir.

null

Viendo el modelo de Stenberg, rápidamente deberemos detectar cuál es el aspecto que le falta a nuestra relación de pareja. Una vez detectado ya sabemos dónde está el problema, solo debemos atajarlo de la mejor manera para convertirlo en un amor completo.

Algunos se pueden preguntar, ¿es necesario tener el amor completo para tener una vida feliz en pareja? La respuesta es clara, ¡por supuesto que no! Puede que seáis dos personas que no necesitéis el compromiso, por ejemplo, y estéis toda la vida en una relación de pareja increíblemente feliz. El problema aparece cuando en realidad esa falta de uno de los aspectos, como el compromiso, sí os afecta. Si uno de vosotros puede ser feliz en pareja sin tener un ápice de pasión tenéis que aseguraros de si la otra persona también lo es. En el caso de que no lo sea, entonces es cuando la terapia de pareja es necesaria, tenéis que poner en común vuestras necesidades para que cada uno tenga los aspectos que necesita en pareja. Una vez puestos encima de la mesa, se podrá ver qué aspectos se pueden cambiar, mejorar, y lo más importante, si la otra persona está dispuesta a hacer esos esfuerzos y cambios, y continuar como consecuencia, con la relación.

La terapia de pareja no existe para crear parejas perfectas donde el amor completo siempre sea el objetivo. La terapia de pareja se utiliza para crear parejas donde ambas personas sepan tener una relación satisfactoria, sepan esforzarse para hacerla cada día mejor, pero siempre dentro de la forma de vida y felicidad que ellos buscan.